dimarts, 18 de maig de 2010

TRABAJANDO DE SOL A SOL SIN VER EL SOL




INTRODUCCIÓN:

Fecha de entrevista: Miércoles, 3 de febrero del 2010
Entrevistadora: Lara Rubio Muñoz
Entrevistado:
- Nombre y apellidos: Vicente Rodrigo Rodrigo
- Edad: 69
- Lugar de nacimiento: Nacido en Losa del Obispo
- Profesión: Trabajaba en la mina y actualmente tiene una carnicería
Introducción de la entrevista: A continuación Vicente, nos va a hablar de la mina y así poder ver el cambio que ha habido desde entonces hasta ahora.

DESARROLLO:

- ¿Cómo se llama usted y qué edad tiene?
- Me llamo Vicente Rodrigo Rodrigo, y tengo 73 años.

- ¿Cuándo empezó a trabajar en la mina?
- Sobre el año 50, con unos 13 años más o menos.

- ¿Cómo era su trabajo en las minas?
- A lo primero empecé entrando en la mina para extraer la arcilla con capazos en la espalda. Estábamos en una profundidad de 40, 50 ó 60 metros bajo tierra. Cuando tenía unos 17 años, empecé a arrancar la arcilla con el pico, donde también trabajaba gente mayor que yo, que eran los piqueros.

- ¿Cómo era su jornada laboral?
- Se trabajaba de sol a sol y si en las galerías manaba agua se hacían turnos de noche, no se descansaba para sacar el agua con cántaros al exterior.

- ¿Cuánto era su salario?
- Los chiquillos que sacaban la arcilla de las galerías ganaban al día 6 pesetas y el jornal de los piqueros, era de 10 ó 12 pesetas al día.
Eran los años de la posguerra y un pan costaba 15 pesetas.

- ¿Qué materiales se extraían?
- Arcillas, arenas y creta. La arcilla era de color gris, que normalmente se llevaba a las fábricas de Quart de Poblet y Manises, donde se hacía, mayoritariamente cerámica artística con esta arcilla.

- ¿Cómo sabían dónde estaba el material?
- Por las muestras que se veían en el exterior, se hacían pozos y galerías buscando el filón de arcilla hasta que se encontraba,
atravesando capas de piedra y escombro.

- ¿Cómo se llevaba a cabo la extracción del material?
- Primeramente se picaba en los frontones y luego se hacia lo que era la galería, que era como un túnel de 1,1metros de alto, por unos 80cm de ancho y estaba apuntalado por tablones de madera para evitar el derribo.
El trabajo de sacar el material al exterior lo hacían los chiquillos de 9 y 10 años, con capazos de esparto en la espalda.
Estos capazos de esparto que se usaban, se hacían con el esparto de los montes de Losa. El señor que los hacia se llamaba Joaquín Gabarda “El Sarriero”.
Mi padre estaba fuera de la galería limpiando los “torroces de arcilla” quitando con una navaja las manchas amarillas que tenía este material. También analizaba la clase de arcilla con salfumán para ver si hervía, si esta hervía valía para azulejo y si no para otras cosas.

- ¿Qué usaban ustedes para verse dentro de las galerías?
- Usábamos carbureros, que eran como una cafetera donde en la parte de bajo estaba el agua y en medio el carburo, que era un material, que al contacto con el agua hervía. En la parte de arriba tenía una bujía, la cual se encendía y daba luz.

- ¿Qué medios de trasporte se utilizaban para llevar el material de las minas a las fábricas?
- Primeramente se utilizaba el carro y la caballería con la que íbamos hasta Liria. El carro tardaba un día en llegar a Liria y todos los días salían de este término 14 ó 15 carros. Allí, en Liria, cargaban los vagones una colla pagada por el encargado de la mina, los cargaban a pala, iban directos a Manises y a Quart de Poblet.
Más tarde este trasporte se llevaba con camiones de 6 ó 7 toneladas que algunos tenían las ruedas macizas y la gasolina de entonces costaba 2 pesetas el litro.

- ¿A qué fábricas se llevaban?
- Se llevaba a Manises, donde habían varias fábricas, como era: “Viuda de Carmen Carpintero” Una mujer, muy valiente e inteligente, en un mundo de hombres. “Ajenjo”, “Hermanos Catalá”, “Orrios y Diez” y por último “Refracta de Quart de Poblet”

- ¿A partir de qué año empezó a modernizarse este sector?
- Sobre el año 1968 se empezó a trabajar con máquinas, excavadoras y retros, que trabajaban a cielo abierto, donde ya no había galerías, sino canteras.
A partir de aquí se empieza a transportar el material con camiones más grandes, de 10 a 12 toneladas y el transporte ya era directo a Manises y a Quart de Poblet.

Con el tiempo, las fábricas de Manises fueron cerrando por que aparecieron otros productos, entre ellos el plástico, y ya no era tan rentable.
A partir de los años 1960-1970 las fábricas de Castellón tomaron interés por las arcillas de la comarca y el transporte era con camiones más grandes, de 20-25 toneladas.

- Con esas explotaciones mineras, ¿ganó económicamente su pueblo y los de su alrededor?
- Como eran los años de la posguerra, la situación económica era muy mala y gracias a las minas, había jornales con los cuales se podían sobrevivir.
Por tanto, si que ganaron los pueblos. Los ayuntamientos cobraban un canon por tonelada extraída, ya fuera de arcilla, como de arena, etc.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada